Los riesgos aumentan con la edad de las embarazadas

La salud pélvica es crucial para el bienestar de las mujeres, especialmente después de dar a luz ya que durante el embarazo y el parto, los músculos del suelo pélvico se debilitan debido al peso del bebé y al alumbramiento en sí mismo. La recuperación de la musculatura de la pelvis después del parto es fundamental para prevenir problemas como la incontinencia urinaria, el prolapso de órganos y otros trastornos.

Errores del postparto

Erróneamente en el posparto, con frecuencia, se potencian de forma indiscriminada los ejercicios abdominales para mejorar la silueta, sin tener en cuenta el estado de los músculos del suelo pélvico que se sobrecargarán. Asimismo, es conveniente evitar, inicialmente, llevar pesos, realizar saltos o ejercicios convencionales.

Una de las formas más efectivas de recuperar la salud pélvica es mediante ejercicios específicos de fortalecimiento del suelo pélvico, conocidos como ejercicios de Kegel. Estos ejercicios consisten en contraer y relajar los músculos del suelo pélvico de manera controlada. Pueden realizarse en cualquier momento y lugar, y son especialmente beneficiosos cuando se realizan de manera regular.

Además de los ejercicios de Kegel, es importante adoptar una postura adecuada en la vida diaria para proteger los músculos del suelo pélvico. Evitar levantar objetos pesados ​​y practicar técnicas de levantamiento seguro también ayuda a prevenir el debilitamiento adicional de estos músculos.

Silla Emsella

La recuperación de la salud pélvica después del parto puede llevar tiempo y paciencia. Es fundamental escuchar el cuerpo y buscar ayuda si se experimentan problemas persistentes. Con el cuidado adecuado y los ejercicios apropiados, muchas mujeres pueden recuperarse y disfrutar de una vida activa, sexual y saludable después del parto.

Sin embargo, existen casos, especialmente en madres maduras primerizas con embarazos de bebes de gran tamaño en los que la recuperación necesita mucho más que vida saludable y ejercicios. Es imprescindible apoyarse en tecnologías de vanguardia como la Silla Emsela.  Es un tratamiento no invasivo de la zona de suelo pélvico que ayuda a recuperar tono calidad muscular perdida. La duración del tratamiento suele ser de unos 30 minutos durante los que el/la paciente puede tranquilamente leyendo sentado sobre la silla Emsella. Se experimenta un cosquilleo de ligero a moderado correspondiente a la acción de contracción de los músculos que el campo magnético realiza.

E incluso recurrir al laser para volver a sentirse como antes. Con láser fraccionado en la zona vaginal, ayudaremos a aumentar el grosor, hidratación y producción de colágeno de la zona, consiguiendo mejores resultados.

Ya por último y si la situación en más grabe, se podrá recurrir a la cirugía del suelo pélvico, que consiste en la sujeción de los órganos internos que conforman la pelvis de la mujer, es decir, el útero, recto y vejiga. El desarrollo de la cirugía que lleva a cabo por medio de una malla de polipropileno, para así poner solución a los problemas genitales.

Si se encuentra en alguno de estos caso y necesita más información solicite una cita con la Unidad de Salud Pélvica de Muguerza Franco, llamando al 94 410 62 86 o rellenando el formulario de atención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Muguerza-Franco S.L. (Nº RPS: 75/19) +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.