Mujer de avanzada edad sufriendo dolor de espalda

El suelo pélvico se asocia a menudo con problemas de incontinencia urinaria e incluso con relaciones sexuales dolorosas. Sin embargo, el grupo de músculos que van desde el hueso púbico hasta el cóccix es más importante de lo que pensamos porque puede causar diversos problemas de salud como prolapso o dolor lumbar.

La realidad que nadie conoce es que, en la mayoría de los casos, el dolor de espalda afecta al suelo pélvico, y no al revés. De hecho, nuestras espaldas están bajo estrés constante. Durante el día por las actividades diarias y por la noche porque adoptamos una posición horizontal cuando dormimos.

Si, la postura influye

El dolor de espalda puede cambiar la postura de nuestro cuerpo mientras que una mala postura puede causar dolor en la parte inferior de la espalda. Cuando el arco lumbar es normal, los músculos del suelo pélvico protegen los órganos de la parte inferior del abdomen. De hecho, estos órganos son interdependientes, pero se localizan principalmente en nuestra pelvis. Si mantenemos una mala postura, las fuerzas que se ejercen sobre estos órganos cambian y causan complicaciones a largo plazo. Lo mismo ocurre con el cistocele, el rectoceles y otros prolapsos.

Cuando la curva lumbar es demasiado pronunciada, el eje vaginal se coloca en forma vertical. En este caso, el cuello uterino se ubicará sobre la vagina generando caídas de toda la musculatura de la zona, lo que conocemos como prolapsos.

En cambio, si tienes la columna antevertida, como en el caso de una cifosis, el diafragma comprime los órganos abdominales, que a su vez comprimen el piso pélvico, generando una pesadez en la parte inferior del abdomen.

Cómo evitar el dolor de espalda

Si sufre de dolor de espalda, asegúrese de tomarse unos minutos para analizar el dolor:

  1. ¿El dolor es más pronunciado por la mañana o por la noche?
  2. ¿Se intensifica después de un largo día de trabajo?
  3. ¿Se desencadena por una acción específica o una postura específica?

Estas observaciones te ayudarán a determinar la causa y saber cómo tratarlo.

Con independencia de la intensidad del mismo, no debemos olvidar que la espalda necesita movimiento ya que su peor enemigo es inmovilizar la zona afectada por el dolor.

Si tienes alguna duda o las molestias persisten, consulta con nuestro equipo de especialistas que evaluarán tus problemas lumbares y sugerirán opciones de tratamiento adecuadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Muguerza-Franco S.L. (Nº RPS: 75/19) +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.