El tabaquismo es el factor de riesgo más importante para el cáncer de vejiga. La probabilidad de que los fumadores lo padezcan se triplica frente a los no fumadores

El humo de tabaco contiene unos 7.000 componentes tóxicos y cancerígenos: arsénico, benceno, berilio, cadmio, cromo, gas cianhídrico y monóxido de carbono, entre otros, esta mezcla mortal de sustancias químicas y tóxicas llega instantáneamente a los pulmones con cada calada y de ahí, con gran rapidez, a la sangre, que las distribuye por las arterias hasta alcanzar los tejidos de todos nuestros órganos, destrozando la salud del fumador incluyendo, claro está, la sexual.

Los miembros de la Academia Internacional de Sexología Médica (AISM) elaboraron un informe en 2021 considerando los efectos tanto de la nicotina como de otros productos y metales tóxicos contenidos en los cigarrillos, concluyendo en que repercuten negativamente en la erección y respuesta a estímulos eróticos en hombres  y aumentan los riesgos de aborto espontáneo, embarazo ectópico y parto prematuro en mujeres.

Ya hemos hablado de la importancia del suelo pélvico, pues cumple distintas funciones relevantes para el correcto funcionamiento del aparato urogenital femenino: controla los esfínteres para que haya una correcta micción y defecación, sostiene la vejiga, el útero, la vagina y el recto, participa en el control de las contracciones involuntarias (que se producen cuando, por ejemplo, tosemos o estornudamos), controla la sensibilidad de los órganos sexuales femeninos, la excitación y la lubricación vaginales entre otras cosas. ¿El tabaquismo le afecta? Sí, por supuesto.

Consecuencias del tabaquismo en el suelo pélvico

Los componentes del tabaco pueden provocar un descenso del nivel de estrógenos en el organismo, este déficit hormonal altera los tejidos musculares que sirven para sostener los órganos pélvicos, provocando hipotonía pélvica (debilidad del suelo pélvico) que, a su vez, causa otras disfunciones como el prolapso de los órganos internos, relaciones sexuales poco placenteras e incluso anorgasmia.

Otra consecuencia negativa que tiene el tabaco en el suelo pélvico es la aparición de incontinencia urinaria (perdida involuntaria de orina asociada a una vejiga hiperactiva) tanto de esfuerzo como de urgencia.

La primera ocurre cuando la tos crónica, habitual en los y las fumadores/as causa excesiva y constante presión abdominal sobre la musculatura pélvica y la vejiga puede provocar escapes involuntarios de orina. Por otro lado, la incontinencia urinaria de urgencia se crea ya que la nicotina estimula el músculo detrusor (encargado de contraerse para expulsar la orina), provocando el aumento de las veces que se hace pis (más de ocho al día) y las ganas repentinas de orinar, incluso cuando dormimos, lo que altera nuestro ciclo normal de sueño.

Tabaquismo y Cáncer

El tabaquismo es el factor de riesgo más importante para el cáncer de vejiga. La probabilidad de que los fumadores lo padezcan se triplica frente a los no fumadores. De hecho, el hábito de fumar causa alrededor de la mitad de los cánceres de vejiga en mujeres.

Todas estas afecciones son la punta del iceberg de lo que el tabaco produce en nuestra salud y en nuestra calidad de vida. Algunos efectos del tabaquismo son difíciles de revertir, como la arteriosclerosis, pero, por fortuna, otros se recuperan. Sin embargo, la solución más efectiva ante este tipo de problemas es directamente no fumar.

 

Fuente: Intimina

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
Responsable Muguerza-Franco S.L. (Nº RPS: 75/19) +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.