persona aguantando orina con sobreimpresión del diagrama de una vejiga

Que una persona sana, ocasionalmente mantenga la orina, no perjudica su organismo. Sin embargo, si ese hábito se convierte en norma puede crear graves consecuencias como infecciones del tracto urinario, estiramiento de la vejiga e incluso piedras en el riñón.

Esta malsana costumbre es más común entre los hombres, favorece al agrandamiento de la próstata y a los incómodos problemas generados, entre otros, por la incontinencia. Pero lejos de considerarse como tal, se ha elogiado denominando a las mujeres “meonas”, lo cual en vez de ser un insulto para las féminas debería ser un algo a elogiar e imitar.

Una vez que la vejiga se llena a la mitad con líquido, envía una señal al cerebro avisándonos de que es hora de orinar. Pero si en lugar de hacerlo convencemos a nuestro cerebro para que de la orden de “aguantar” estos son algunos de los efectos secundarios que acarrea.

Efectos secundarios

  1. Dolor

Las personas que evitan el orinar pueden sentir dolor en la vejiga o los riñones que a menudo confunden con alguna molestia lumbar. Incluso orinar puede crear molestias ya que la musculatura se contrae tras liberar la orina, lo que puede provocar calambres pélvicos.

  1. Infección del tracto urinario

Quienes no beben suficientes líquidos tienen más probabilidades de desarrollar una infección del tracto urinario, porque la vejiga no le dice al cuerpo que orine con la suficiente frecuencia. Esto causa que las bacterias se propaguen multiplicándose lo que lleva a una infección cuyos síntomas habituales son: sensación de ardor o escozor durante la micción, orina fuerte o fétida u orina sangrienta/muy oscura.

  1. Estiramiento de la vejiga

A largo plazo, mantener los líquidos regularmente puede hacer que la vejiga se estire y dificulte su contracción para liberar la orina con normalidad. Si esto sucede, pueden ser necesarias medidas adicionales, como un catéter.

  1. Piedras en el riñón

La retención favorece la formación de cálculos renales en personas con antecedentes de infección, o personas que tienen un alto contenido de minerales en la orina.

Uno de los mitos más comunes, es que si una persona retiene la orina por un tiempo prolongado su vejiga estalle, y aunque sea extremadamente raro sí es posible.

No obstante es más probable que la vejiga simplemente anule los músculos que retienen el líquido causando que la persona se orine accidentalmente.

Así que, cuando el cerebro avise, no lo paralicéis y buscar un baño con rapidez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Muguerza-Franco S.L. (Nº RPS: 75/19) +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.