La vuelta al trabajo, al colegio y a los horarios de sueño habituales son tres situaciones que nos generan estrés constante tras el periodo vacacional que puede durar incluso semanas. Un estrés que, cuando pasa a ser una situación crónica, deja múltiples consecuencias en nuestro organismo.

La Sociedad Española de Neurología confirma que un 33% de los adultos sufren «crisis postvacacional» que, sin tratamiento, puede causar ansiedad, dolores musculares e insomnio; pero también puede afectar a nuestro suelo pélvico.

¿Por qué el estrés se traslada a la zona genital?

Según explican los especialistas de la Unidad de Salud Pélvica de Muguerza Franco “cuando sentimos tensión durante mucho tiempo el propio organismo tiende a apretar los músculos que rodean nuestros glúteos». Así, «la presión que se genera en dicha zona puede derivar en prolapso de órganos pélvicos, dolor durante las relaciones sexuales, dolor lumbar o disfunciones en la vejiga».

Además, cuando estamos estresadas alteramos inconscientemente la musculación del diafragma, que tiende a tensarse. De esta forma, se produce un empuje de las vísceras abdominales hacia abajo, hacia el suelo pélvico que deberá contrarrestar y asegurar la continencia urinaria.

Síntomas de disfunciones en el suelo pélvico

Algunos de los síntomas más comunes para la detección de un suelo pélvico dañado son los siguientes:

  • Dolor al orinar o necesidad constante de orinar
  • Dolor lumbar
  • Estreñimiento
  • Molestias durante las relaciones sexuales
  • Incapacidad para controlar los movimientos intestinales
  • Dolor o presión en el área pélvica

Cómo prevenirlo y tratarlo

La mejor forma de prevenir los posibles dolores que puedan ocasionarnos las consecuencias del estrés de la vuelta a la rutina son los variados ejercicios que hemos venido explicando en otros post de nuestro blog.

Revísalos y  encontrarás posturas de yoga que ayudarán a fortalecer nuestro suelo pélvico y diferentes deportes que mejorarán nuestra salud pélvica.

Pero si el estrés ya está causándote problemas en el organismo, lo mejor es que acudas a un experto que te asesore y guíe en el fortalecimiento de la zona.

Para ello el equipo de especialistas  de la Unidad de Salud Pélvica Muguerza Franco de la Clínica Euskalduna recomienda “hacer revisiones periódicas, continuar con los ejercicios de refuerzo muscular, y si todo eso es insuficiente, combinarlos con sesiones de la Silla Emsella con regularidad.”

 

Fuente: GCI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
Responsable Muguerza-Franco S.L. (Nº RPS: 75/19) +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.