Calentamiento y suelo pelvico

Clave para evitar disfunciones del suelo pélvico

Realizar un correcto calentamiento antes de realizar ejercicio físico es clave para evitar lesiones musculares, articulares y conseguir un entrenamiento mucho más eficaz. Este calentamiento es crucial para que suelo pélvico no se vea negativamente afectado, tanto en hombres como en mujeres.

Cuando calentamos, el cuerpo se prepara de manera progresiva para que pueda realizar un ejercicio físico intenso en las mejores condiciones. Si no se realiza este paso, y se comienza con el entrenamiento directamente, los músculos estarán fríos y correrán el riesgo de fracturarse o dañarse, de ahí su importancia. Además, tampoco debemos olvidarnos de estirar una vez finalicemos el ejercicio físico ya que evitaremos dolor muscular y una mejor regeneración de los tejidos.

Kegel

Los ejercicios Kegel puede que sean los más conocidos para trabajar el suelo pélvico y consisten en la contracción voluntaria de la musculatura pélvica mediante la exhalación.

Para realizarlos, no se requieren posturas concretas aunque para comenzar, se recomienda estar tumbada y, a medida que se vaya obteniendo fuerza muscular, terminar de pie.

En caso de disfunción pélvica, es aconsejable realizar estos ejercicios con el acompañamiento de un especialista para evitar lesiones. No obstante, si no hay problemas aparentes en esa área, se pueden realizar por cuenta propia.

Hipopresivos

Con los ejercicios de Kegel pueden estimularse los músculos del suelo pélvico, pero solo una parte, por lo que es conveniente combinar estos ejercicios con hipopresivos.

Los ejercicios hipopresivos son una técnica global de entrenamiento postural y respiratorio, en la que se trabaja con una respiración muy específica que produce la contracción involuntaria de la musculatura profunda del abdomen y del suelo pélvico.

Mediante estos ejercicios, Kegel e hipopresivos, no solo se previenen lesiones  sino que al mejorar el tono muscular de esta área, mejoran también la vida sexual, la recuperación muscular después del parto, los dolores de espalda, aumentarán el rendimiento deportivo y a nivel estético marcarán la cintura. No obstante, si presenta hipertensión arterial o se está embarazada, no se recomienda practicar estos ejercicios.

¿Y si no es posible realizar estos ejercicios?

Gracias a la innovación tecnológica en el área de salud pélvica, es posible ejercitar esta zona sin necesidad de esfuerzo. Para esas personas que bien por razones físicas, de salud  o simplemente por desconocimiento de las técnicas para ejercitarlos, necesitan otro sistema, la silla emsella puede ayudar a recuperar y mantener sano el suelo pélvico.

Para resolver cualquier duda puedes llamarnos al 94 410 62 86 o rellenar un formulario de contacto.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
Responsable Muguerza-Franco S.L. (Nº RPS: 75/19) +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.