Persona sentada que viste ropa deportiva negra y lleva una botella de agua, un movil y una pesa

El deporte es uno de los hábitos más saludables que podemos practicar, ya que nos ayuda a mantenernos sanos y en forma. Hay actividades cuyos resultados son positivos para nosotros, sin embargo, hay otras que pueden perjudicar zonas de nuestro cuerpo, como el suelo pélvico. Un ejemplo sería el ciclismo del cual ya hablamos en nuestra anterior publicación. Aun así vamos a centrarnos en aquellos ejercicios que si podemos practicar para fortalecer y cuidar nuestra salud pélvica.

Patinar

El patinaje es un deporte que activa la musculatura postural, trabaja directamente con la zona pélvica y nos ayuda a bajar de peso. Según los expertos, patinando durante una hora podemos llegar a quemar entre 300 y 600 calorías. Sin olvidarnos de que, como ocurre con cualquier otro deporte, tonificamos el cuerpo y nos mantenemos activos.

Marcha

A la hora de practicar marcha debemos centrarnos en la postura que adoptamos al llevarla a cabo, ya que influye directamente en nuestro suelo pélvico. Lo ideal sería mantener la pelvis en una posición neutra, activando así la musculatura del abdomen. No obstante, hay otro factor que debemos tener en cuenta cuando hacemos marcha y es la frecuencia cardiaca porque un ritmo de pulsaciones alto puede dar lugar a problemas.

Bailar

El baile es una de las prácticas más beneficiosa para nuestro suelo pélvico gracias al movimiento de las caderas. Sin embargo, aquellas personas que tengan el suelo pélvico delicado deben evitar pasos de baile donde haya saltos, ya que los expertos no lo recomiendan. Además, bailar nos ayuda con los problemas de circulación y los dolores musculares producidos por malas posturas.

Elíptica

Para aquellas personas que les guste ir al gimnasio y trabajar con las máquinas de cardio, la elíptica es la mejor opción si se busca trabajar los músculos, tonificar el cuerpo y cuidar el suelo pélvico; una vez más la postura que adoptamos no deberá ser encorvada si no se quiere dañar dicha zona.

Nadar

Nadar a crol o espalda son dos de los estilos más beneficiosos para la zona pélvica, sin embargo, no son los únicos ejercicios que podemos llevar a cabo en el agua. Realizar pequeñas sentadillas en el agua o la famosa bicicleta son otras de las opciones para el cuidado de nuestro suelo pélvico. La natación nos ayudará a mejorar la flexibilidad y a la eliminación de grasa, la cual puede llegar a ser entre 500 – 600 calorías en una hora de entrenamiento.

 Subir escaleras

Subir escaleras es una actividad que hacemos todos los días, sin embargo, no somos conscientes del impacto que tiene en nuestra salud pélvica. Una vez más vuelve a ser muy importante la postura que adoptamos ya que si es correcta, activamos el core (el área que engloba el núcleo abdominal) y mantenemos protegido el suelo pélvico.

Si a pesar de practicar estos deportes o actividades considera que necesita una atención más personalizada, en la unidad de salud pélvica Muguerza-Franco de la Clínica Euskalduna ofrecemos tratamientos enfocados en el suelo pélvico: el láser fraccionado CO2 y la Silla Emsella. Llámenos y un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto para asesorarle en lo que necesite. Le esperamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Muguerza-Franco S.L. (Nº RPS: 75/19) +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.